Uniendo nuestras voces en pos del Tercer Sector

Archivo para septiembre, 2010

Temporal, temporal… Allá viene el temporal

 Temporal, temporal… Allá viene el temporal

Por: Lilly  Zeller

 No podemos bajar la guardia de la época de huracanes. Recordemos que los pronósticos del Centro Nacional de Huracanes nos habían  informado que el resto de esta temporada de huracanes iba  a ser muy activa. Así es que no podemos perder de perspectiva a lo que nos podemos enfrentar en este mes y meses por venir.  Acaban de pasar “Earl”, “Fiona”, y “Gastón”. “Igor” viene de camino y “Julia” también. Aunque no nos afecte directamente un embate de huracán, las bandas de lluvia y los vientos huracanados, pueden dejar sus secuelas, tal como hemos visto en el pasado.

Reconocemos también como voluntarios del Tercer Sector  representativos de  la Cruz Roja  y el Ejército de Salvación (Salvation Army) ya se encuentran activadas para comenzar a trabajar con las personas que podrían ser desplazadas y en necesidad. Se encuentran también activadas un grupo del Tercer Sector reunidas bajo OVAD. Las organizaciones de OVAD (Organizaciones Voluntarias Activas en Desastre) son  organizaciones  sin fines de lucro y se activan en momentos de desastres. Bajo OVAD, las ayudas son coordinadas efectivamente y como resultado de esto,  no se duplicaban esfuerzos y la entrega de productos y servicios en  una sola área geográfica, mientras otras necesidades o áreas importantes no son cubiertas.  

Ante la curiosidad, busqué el significado de ovad,  y me encontré con que significa “sirviendo”… eso es exactamente lo que hacen las organizaciones afiliadas a OVAD. Este organismo se dedica a  la promoción de la cooperación, mitigación, coordinación y comunicacion entre agencias, organizaciones y grupos activos en desastres. Estos grupos son los que proveen ayuda a personas afectadas por emergencias o desastres naturales, tecnológicos, o desastres intencionales. Todos trabajan para evitar duplicidad de servicios.

El Presidente del Ejército de Salvación, el Sr. Miguel Rivera es el coordinador estatal en Puerto Rico. Algunas de las organizaciones representativas de OVAD en la isla son: AARP (American Association of Retired Persons), Clubes de Leones, el Colegio de Trabajadores Sociales, la  Cruz Roja Americana de Puerto Rico y el  Ejército de Salvación, entre otros.

Le invitamos a conocer mas de OVAD  y a que consideren colaborar o contribuir con  la labor que estarán haciendo con motivo del paso de huracanes, u otro tipo de desastre. El número de contacto del director de OVAD es el 787-999-7000 y su correo electrónico es miguel.rivera@use.salvationarmy.org.Para mas información sobre  OVAD, le invitamos a que visite la siguiente pagina, sus enlaces  y teléfonos en la  página web www.catspr.net/index/OVAD_Organizaciones_Voluntarias_Activas_en_Desastres.html.

No obstante, lo que cuenta es que participemos y realicemos actos de solidaridad, porque a veces por pequeño que parezcan,  sirven para levantar el espíritu de  personas afectadas por los embates de la madre naturaleza.

La autora preside  una organización del Tercer Sector y es conductora de un programa radial. Puede comunicarse con ella en hablandodefilantropia@yahoo.com o llamando al 787-644-7037. www.catspr.net     www.hablandodefilantropia.com

Anuncios

Con vergüenza ajena

Con vergüenza ajena

Por: Lilly Zeller

Siento una vergüenza ajena profunda, porque veo tan poca solidaridad para con la gente de Culebra. ¿Qué pasaría si son afectados por otro fenómeno atmosférico este año? Para desgracia los dos principales medios de transportación se ven afectados con la cancelación de los vuelos comerciales por la FAA hacia las islas municipio y por la problemática de la transportación marítima entre las islas.

Camino a Culebra

 La llegada de “Earl” era inminente y se hablaba que “Fiona” y “Gastón” le seguían los pasos. “Earl” ya había sido reconocido como un huracán categoría dos. Múltiples islas se encontraban en su camino; entre las cuales se encontraban nuestras islitas, Culebra y Vieques y la “Isla Grande” de Puerto Rico. Hubo daños materiales, pero éstos son muy pocos en comparación a otros fenómenos naturales. Se fue la luz y fueron afectados miles de personas, muchos tuvimos que botar todos los alimentos de nuestras neveras, porque las reconexiones de electricidad no se podían hacer con prontitud. No obstante esta incomodidad es pasajera al lado de lo que experimenta el pueblo de Culebra.

 Culebra y Vieques se vieron afectados con escombros por doquier, y algunos daños a casas particulares, pero lo más preocupante es el aparente colapso de la infraestructura del muelle de Culebra. Debido a esto, encima de que las lanchas de pasajeros están dañados y fuera de servicio, ahora el muelle de pasajeros no funciona. Se comentaba en voz alta en Fajardo que el edificio del muelle de Culebra había sido “condenado”, y no podría ser usado. ¿Hasta cuando?

 Lo que me motiva a escribir esta entrada al blog es la vergüenza ajena que sentí en el muelle de Fajardo, esperando junto a cientos de culebrenses, poder llegar a la isla de Culebra. Culebra es parte de nuestra vida por mas de 28 años, junto a este pueblo, hemos vivido momentos de gran alegría y gran dolor, en especial los momentos de desastres naturales como “Hugo”, Georges” y “Marilyn”. En el muelle de Fajardo, viví en carne propia, la triste e injusta realidad para este pueblo una vez mas. En medio de la frustración de no poder llegar a sus hogares se encontraban personas que habían llegado a la “Isla Grande” en la madrugada para acudir a sus citas médicas, terapias, diálisis, y otros para comprar algunos articulos que no pueden conseguirse en la isla municipio. Me entristeció ver una joven madre recién parida con su bebé de dos días, esperando por más de 8 horas, llegar a Culebra con su preciosa niña. Ella, junto a sus familiares, esperaba con resignación en una esquina del muelle a que llegara el ferry. A nuestro lado, un envejeciente, que salía de su sesión de diálisis, y que repite esta odisea por mar tres veces a la semana. Múltiples residentes tiene que ir diariamente de Culebra a Fajardo para recibir terapias en la espalda. Niños, ancianos, estudiantes, todos esperando… resignados, frustrados y algunos hambrientos y sin dinero adicional para alimentarse.

Muchos culebrenses conversaron conmigo (con condición de anonimato), del sufrimiento como pueblo, de la falta de solidaridad e interés de los oficiales gubernamentales en ayudarles a resolver todo tipo de servicios, en especial, aquellos relacionados a la salud y calidad de vida. Con tristeza mas de uno indicaba de que eran “tratados como ciudadanos de tercera categoría”, de las deficiencias en el servicio del transporte marítimo, de la cancelación de los vuelos hacia la isla y de las limitaciones de todo tipo que tienen. Podría escribir páginas enteras de las vivencias que compartieron conmigo durante esas ocho largas horas de espera en el muelle de Fajardo. No es justo que una abuela, a las 11 de la noche, tenga que acostar en el piso del ferry a sus dos nietos…No es justo que las personas no puedan tener un descanso apropiado, ni una comida decente en una hora apropiada, en espera de transportarse a su hogar. No es justo, que llegaran a sus hogares en Culebra en la madrugada, algunos teniendo que repetir la misma odisea en unas horas…No es justo, que tuviera que salir nuevamente el ferry hacia Fajardo con todos los que quedaron desplazados en Culebra en horas de la madrugada…

¿Cuáles son las prioridades de los gobernantes de turno? ¿Por qué se queda Culebra siempre atrás, olvidada? Se supone que se busca mejorar la calidad de vida de los viequenses y culebrenses…pero todo parece ser de boca. No obstante, puedo dar fe de que conozco de dos organizaciones del Tercer Sector de la “isla grande” que colaboran en ayudar a mejorar la calidad de vida de los residentes de esta isla municipio. Estos son Consultcom y Nuestra Escuela. Necesitamos mas ayuda solidaria como la de estas organizaciones que empodera a los participantes y que trasciende el trabajo de los políticos de turno.

Recordemos que la ayuda solidaria humanitaria no tiene fronteras y puede manifestarse de distintas maneras. Es un excelente momento para tanta gente que ha disfrutado de la belleza y hospitalidad de Culebra de colaborar con ellos en ayudarles a solucionar estos problemas. Ejemplos de esto puede ser llevando alimentos, ayudando en la limpieza y reconstrucción, conversando y escuchando a la gente, llevando alegría y dando apoyo y fortaleza a los más necesitados para que sigan adelante.

Como un acto de solidaridad, podemos verificar las condiciones en las que se encuentran nuestros amigos y vecinos culebrenses, por si alguno de ellos necesita ayuda inmediata. Podemos identificar quien en la comunidad se encuentra sola o solo, y orientarlos y colaborar con ellos en momentos de confusión y necesidad. Cada vez que surge este tipo de desastre natural las personas mayores y los niños son los que sufren mayor ansiedad. Tambien podemos contribuir ayudando a limpiar los escombros que dejó el paso de “Earl”. Tenemos una excelente oportunidad para fomentar más ejemplos de civismo y solidaridad entre nosotros, en especial con las nuevas generaciones que no han tenido la experiencia de vivir un huracán u otro tipo de desastre.

No pensemos solo en Culebra, cuando queden “atascados” los turistas camino a Culebra en los fines de semana largos, mas bien, pensemos en su cruda realidad, día a día, que ahora se empeora con la falta de muelle y embarcación. Busquemos soluciones para aliviar al pueblo culebrense…ya! Lo que cuenta es que participemos y realicemos actos de solidaridad, porque a veces por pequeño que parezcan, sirven para levantar el espíritu de las personas afectadas por los embates de la madre naturaleza.

La autora preside una organización del Tercer Sector y es conductora de un programa radial. Puede comunicarse con ella en hablandodefilantropia@yahoo.com o llamando al 787-644-7037. http://www.catspr.net www.hablandodefilantropia.com

Nube de etiquetas