Uniendo nuestras voces en pos del Tercer Sector

Archivo para la Categoría "Autogestión"

El Tercer Sector en tiempo de crisis

El Tercer Sector en tiempo de crisis                                                                                                         

Por: Lilly Zeller

De todos es conocido que estamos en una crisis económica que afecta todos los sectores, entre éstos, el Tercer Sector. En medio de esta crisis, y ante todas las situaciones adversas que están surgiendo cobra mas fuerza las iniciativas del Tercer Sector. En los últimos 10 años la visibilidad del Tercer Sector se ha consolidado más en nuestros países. Doy fe de que muchas organizaciones sin fines de lucro hacen “de tripas corazones”, para poder mantener sus organizaciones a flote, y poder continuar con su misión y visión ofreciendo los servicios que son tan necesarios para continuar con la labor social que llevan a cabo. No obstante, el Tercer Sector completo esta en crisis.

Muchas organizaciones se han visto obligadas a reducir y/o cerrar sus operaciones. Centenares de estas organizaciones sin fines de lucro se comprometen día a día en contribuir a resolver los problemas dentro de la sociedad, ya que el gobierno no lo puede hacer todo, y los vemos trabajando incansablemente en las áreas de la educación, de la salud, dentro del bienestar social, la recreación y otros. Miles son voluntarios anónimos.

Se ha indicado a través de la prensa de Puerto Rico que cerca de 700 organizaciones sin fines de lucro se encuentran en aprietos financieros después que la partida de $19 millones que iba a ser repartido entre estas organizaciones fuera colgada. Nos alegra saber que se ha considerado convocar una sesión extraordinaria para reconsiderar entregar estos fondos a las organizaciones. No obstante surgen varias interrogativas dentro del mismo Tercer Sector y del público en general:  ¿Son todas estas 700 organizaciones bonafides? ¿Hay transparencia total en estas organizaciones? ¿Por qué (y como) son elegidas muchas de las mismas organizaciones todos los años? ¿Por qué la concentración de fondos en algunas ciudades solamente? ¿Por qué algunas partidas están en nombre de individuos?

Hago estas preguntas en nombre de muchas organizaciones del Tercer Sector que no se atreven a hacer públicamente estos cuestionamientos. Muchos de los que hemos trabajado en el Tercer Sector, jamás hemos escuchado hablar de algunas de algunas de estas organizaciones. Hablo en nombre de las múltiples injusticias que se acometen contra el Tercer Sector. Debemos recordar que son más de 6,000 organizaciones sin fines de lucro en la isla, por lo tanto, son muchas más las organizaciones sin fines de lucro que se encuentran en posiciones precarias en llevar a cabo su misión y visión que las 700 que podrían recibir fondos del gobierno. El Tercer Sector completo esta en crisis, no obstante, no nos queremos quedar con el problema, pero encontrando parte de las soluciones…

He aquí tres ideas para ponderar: Días atrás, el Centro para la Nueva Economía (CNE) presentó un estudio donde se recomienda crear nuevos mecanismos para fomentar mayores deducciones contributivas y de este modo, lograr fomentar más la filantropia. Estamos 100% de acuerdo con esta propuesta, ya que de este modo se aumentan las donaciones privadas y se puede reducir ampliamente la dependencia del Tercer Sector de fondos provenientes del gobierno. De este modo, también las personas tiene en su carácter individual mas control de a quién van los fondos, y puede permite una repartición mas justa y equitativa en todo el Tercer Sector.

Una segunda solución es crear mas empresarismo dentro el Tercer Sector. Existe una gran necesidad de incorporar una actividad empresarial desde las organizaciones sin fines de lucro para así tener una mayor autonomía. Esto es esencial, ya que vemos recortes de donantes privados y corporativos, además de que el gobierno no puede (ni debe) cubrir la gran mayoría de los fondos para el manejo de las organizaciones. De este modo también, se elimina la dependencia del gobierno.

Una tercera solución es que en estos momentos de crisis, algunas organizaciones del Tercer Sector ponderen en unirse. Así como surge en la empresa privada donde se llega a la decisión de hacer una fusión de compañías, varias de las organizaciones del Tercer Sector deben ponderar esta posibilidad, para de este modo continuar ofreciendo los servicios esenciales que son más necesarios, ante esta crisis social, económica, religiosa y moral que vivimos.

En estos momentos, para poder sobrevivir, muchas organizaciones sin fines de lucro hemos recurrido a buscar nuevas formas de obtener fondos y reducir nuestros gastos. La permanencia y continuidad de muchas organizaciones sin fines de lucro va a depender de múltiples factores. Vamos a continuar analizando las posibilidades para el Tercer Sector. Lo que se encuentra en peligro son las organizaciones sin fines de lucro y sus beneficiarios.

¿Cuáles serán las consecuencias si nos quedamos con los brazos cruzados? ¿Cual va a ser nuestra actitud….indiferencia o acción? ¿Qué podemos hacer, para dejar al lado nuestra indiferencia y sumarnos a ser parte de la solución a los problemas que aquejan nuestro país? Tu decides…

La autora preside una organización del Tercer Sector y es conductora de un programa radial. Puede comunicarse con ella en hablandodefilantropia@yahoo.com o llamando al 787-644-7037. http://www.catspr.net   http://www.hablandodefilantropia.com

Anuncios

El legado de Don Willie Miranda Marín

El Legado de Don William Miranda Marín

Por: Lilly Zeller

Puerto Rico ha perdido un gran hombre solidario de tantas causas, Don William Miranda Marín. Aun después de su partida, Don Willie (como cariñosamente es llamado), continua dando cátedra de la solidaridad, empatía  y compasión con los demás, cuando como su último gesto solidario pide al pueblo  que hagan aportaciones a la Sociedad Americana  del Cáncer, en vez de enviar arreglos florales.

Tuve la oportunidad de conocer personalmente a Don Willie a mi regreso a la isla en el 1996,  en una actividad de recaudación de fondos de una organización sin fines de lucro de Puerto Rico. Una de las últimas ocasiones donde pude conversar personalmente con Don Willie fue con motivo de Caguas ser seleccionada por la Fundación Comunitaria de Puerto Rico como Cuidad Filantrópica de Puerto Rico en noviembre del 2005. Durante ese año, se hizo el lanzamiento simbólico del  lazo filantrópico desde Puerto Rico para el mundo, con representación de mas de 20 países, entres los cuales se encontraban representantes de  Brasil, Estados Unidos, Israel, Méjico, y Rusia entre otros. Caguas y  Don Willie forman parte del legado de la historia de la filantropía local e internacional. Mi recuerdo era ver un hombre comprometido con tantas causas solidarias, reconocido ante su pueblo y tantos países del mundo,  hablando de la importancia del Tercer Sector, de la solidaridad, de la filantropía, del voluntariado y el servicio comunitario. Don Willie fue miembro de varias juntas de directores del Tercer Sector entre las cuales reseñamos  Somos País. Creó también una organización que se llama Fundación Willie y Sara Miranda Marín.              

Hon. Willie Miranda Marín y el Lazo Filantropico    

 Don Willie personifica lo que es ser una persona inclusive a todos los niveles, muestra de ello en su funeral es que fue recordado por personas de todas las edades, géneros, religiones  y ámbitos sociales de la isla. Su don de gente trascendía partidos políticos y grupos religiosos. Reconocía la importancia de la colaboración y propiciaba la creación de organizaciones comunitarias. Don Willie nos dice que “El modelo colaborativo incluye los conceptos de autogestión, apoderamiento y solidaridad como herramientas para ir construyendo la Ciudad”. Todos podemos tomar ejemplos de Don Willie para promover más solidaridad  y compromiso.

Una joven líder cagueña, Amanda Rivera, co-presidenta de la organización Mentes Puertorriqueñas en Acción resume el impacto de este gran hombre de la siguiente manera “Mi experiencia con Willie comenzó a través del Tercer Sector, cuando le presentamos la iniciativa de nuestra organización. El quedó prendado con la misión del grupo y nos brindó su apoyo incondicional durante los últimos dos años. El trasciende divisiones partidarias a través de un verdadero servicio público que encarna los valores que buscamos forjar entre la nueva generación de líderes. Willie apoyó no solo a nuestra iniciativa, sino a un sin número, siempre y cuando estuvieran contribuyendo al bienestar del país. Lo hizo así hasta el día de su muerte”.

Ya se comienza a hablar del legado de Don Willie, de su gestión en el servicio público y en la empresa privada. No obstante, su legado se extiende al hombre humanista, a su participación cívica,  su verticalidad y su impacto al Tercer Sector. Más allá de su legado como figura política, trascenderá también el legado filantrópico de Don Willie, de su impacto y compromiso en promover la autogestión para las organizaciones sin fines de lucro, de su promoción de voluntarios y líderes comunitarios, y en especial el fomento de empresas comunitarias. El ejemplo de Don Willie debe y puede ser emulado por todos.

Desde que Don Willie fue diagnosticado con cáncer pancreático lo tenía en mis pensamientos y oraciones, ya que tuve un cuñado que murió por la misma condición, así es que conocía muy de cerca todo lo relacionado a esta enfermedad. Esta semana, junto a nuestro pueblo, me uno en solidaridad en llorar su muerte. Mi más sentido pésame y un abrazo solidario para su esposa Doña Carmen Sara,  a sus hijos William, José y Luis, así como a toda su familia.  Que descanses en paz.

¿Cuál fue su experiencia con Don Willie? Compártela aquí con nosotros.

Lilly Zeller preside una organización del Tercer Sector y es conductora de un programa radial http://www.catspr.net   www.hablandodefilantropia.com

Nube de etiquetas