Uniendo nuestras voces en pos del Tercer Sector

Entradas etiquetadas como ‘crisis’

El Tercer Sector en tiempo de crisis

El Tercer Sector en tiempo de crisis                                                                                                         

Por: Lilly Zeller

De todos es conocido que estamos en una crisis económica que afecta todos los sectores, entre éstos, el Tercer Sector. En medio de esta crisis, y ante todas las situaciones adversas que están surgiendo cobra mas fuerza las iniciativas del Tercer Sector. En los últimos 10 años la visibilidad del Tercer Sector se ha consolidado más en nuestros países. Doy fe de que muchas organizaciones sin fines de lucro hacen “de tripas corazones”, para poder mantener sus organizaciones a flote, y poder continuar con su misión y visión ofreciendo los servicios que son tan necesarios para continuar con la labor social que llevan a cabo. No obstante, el Tercer Sector completo esta en crisis.

Muchas organizaciones se han visto obligadas a reducir y/o cerrar sus operaciones. Centenares de estas organizaciones sin fines de lucro se comprometen día a día en contribuir a resolver los problemas dentro de la sociedad, ya que el gobierno no lo puede hacer todo, y los vemos trabajando incansablemente en las áreas de la educación, de la salud, dentro del bienestar social, la recreación y otros. Miles son voluntarios anónimos.

Se ha indicado a través de la prensa de Puerto Rico que cerca de 700 organizaciones sin fines de lucro se encuentran en aprietos financieros después que la partida de $19 millones que iba a ser repartido entre estas organizaciones fuera colgada. Nos alegra saber que se ha considerado convocar una sesión extraordinaria para reconsiderar entregar estos fondos a las organizaciones. No obstante surgen varias interrogativas dentro del mismo Tercer Sector y del público en general:  ¿Son todas estas 700 organizaciones bonafides? ¿Hay transparencia total en estas organizaciones? ¿Por qué (y como) son elegidas muchas de las mismas organizaciones todos los años? ¿Por qué la concentración de fondos en algunas ciudades solamente? ¿Por qué algunas partidas están en nombre de individuos?

Hago estas preguntas en nombre de muchas organizaciones del Tercer Sector que no se atreven a hacer públicamente estos cuestionamientos. Muchos de los que hemos trabajado en el Tercer Sector, jamás hemos escuchado hablar de algunas de algunas de estas organizaciones. Hablo en nombre de las múltiples injusticias que se acometen contra el Tercer Sector. Debemos recordar que son más de 6,000 organizaciones sin fines de lucro en la isla, por lo tanto, son muchas más las organizaciones sin fines de lucro que se encuentran en posiciones precarias en llevar a cabo su misión y visión que las 700 que podrían recibir fondos del gobierno. El Tercer Sector completo esta en crisis, no obstante, no nos queremos quedar con el problema, pero encontrando parte de las soluciones…

He aquí tres ideas para ponderar: Días atrás, el Centro para la Nueva Economía (CNE) presentó un estudio donde se recomienda crear nuevos mecanismos para fomentar mayores deducciones contributivas y de este modo, lograr fomentar más la filantropia. Estamos 100% de acuerdo con esta propuesta, ya que de este modo se aumentan las donaciones privadas y se puede reducir ampliamente la dependencia del Tercer Sector de fondos provenientes del gobierno. De este modo, también las personas tiene en su carácter individual mas control de a quién van los fondos, y puede permite una repartición mas justa y equitativa en todo el Tercer Sector.

Una segunda solución es crear mas empresarismo dentro el Tercer Sector. Existe una gran necesidad de incorporar una actividad empresarial desde las organizaciones sin fines de lucro para así tener una mayor autonomía. Esto es esencial, ya que vemos recortes de donantes privados y corporativos, además de que el gobierno no puede (ni debe) cubrir la gran mayoría de los fondos para el manejo de las organizaciones. De este modo también, se elimina la dependencia del gobierno.

Una tercera solución es que en estos momentos de crisis, algunas organizaciones del Tercer Sector ponderen en unirse. Así como surge en la empresa privada donde se llega a la decisión de hacer una fusión de compañías, varias de las organizaciones del Tercer Sector deben ponderar esta posibilidad, para de este modo continuar ofreciendo los servicios esenciales que son más necesarios, ante esta crisis social, económica, religiosa y moral que vivimos.

En estos momentos, para poder sobrevivir, muchas organizaciones sin fines de lucro hemos recurrido a buscar nuevas formas de obtener fondos y reducir nuestros gastos. La permanencia y continuidad de muchas organizaciones sin fines de lucro va a depender de múltiples factores. Vamos a continuar analizando las posibilidades para el Tercer Sector. Lo que se encuentra en peligro son las organizaciones sin fines de lucro y sus beneficiarios.

¿Cuáles serán las consecuencias si nos quedamos con los brazos cruzados? ¿Cual va a ser nuestra actitud….indiferencia o acción? ¿Qué podemos hacer, para dejar al lado nuestra indiferencia y sumarnos a ser parte de la solución a los problemas que aquejan nuestro país? Tu decides…

La autora preside una organización del Tercer Sector y es conductora de un programa radial. Puede comunicarse con ella en hablandodefilantropia@yahoo.com o llamando al 787-644-7037. http://www.catspr.net   http://www.hablandodefilantropia.com

Anuncios

Nuestros actos y la indiferencia

Nuestros  actos  y  la indiferencia

Por: Lilly Zeller 

Martin Luther King nos decía “Más allá de los actos de los malos me horroriza la indiferencia de los buenos”.

Muchas veces no nos damos cuenta que lo que hacemos (o no hacemos) por indiferencia, por falta de empatía, o por dejadez, puede ser tan malo como cometer una fechoría. Siempre habrá quien haga mal, pero somos más lo que podemos hacer el bien.

La semana pasada hubo tantas muertes que nos dejaron atónitos, inclusive de muertes en los llamados sectores exclusivos de nuestro pais. No hay que buscar responsables, tenemos que ser responsables

Compartimos  múltiples mensajes emotivos a través de correos electrónicos, Facebook, Twitter y tantas otras redes sociales y nos emocionamos ante las imágenes y los videos, pero, ¿hay que conmoverse?  ¿Y que tal moverse???

Ante la ola de criminalidad que arropa el país no hay que preocuparse…hay que  ocuparse

Responsables, moverse, ocuparse…cada una de estas cosas nos obliga a ser proactivos en vez de ser reactivos, ante el dolor, ante la tragedia, ante la injusticia y la inequidad. ¿Somos solidarios?

Muchas veces hablamos de la solidaridad como si fuera un concepto, en realidad es una actitud de vida, y nuestros actos tienen que acompañar nuestras palabras, sino serán llevadas por el viento. Podemos y debemos ser solidarios en estos momentos aun más, en estos momentos de crisis. Momentos de crisis económicos, pero donde tenemos todos los centros comerciales completamente llenos, que ironía ¿verdad? Principalmente pienso que sufrimos de una crisis moral y social…

Los que me conocen saben que siempre hablo de que el vocablo de crisis en chino puede significar una oportunidad, y esta crisis económica, social y moral que vivimos en estos momentos puede ser aliviada, siempre y cuando colaboramos y logramos contagiar a terceros a hacer lo mismo. No podemos continuar pensando solo en “yo”,  sino en “nosotros”. 

Si deseamos ser más solidarios, entonces, reconoceríamos las señales de que alguien cerca a nosotros está con hambre, está solo o sola, está siendo maltratada o peor aun, está siendo ultrajada o posiblemente al borde de la muerte. Es más fácil, mirar de reojo o hacia el otro lado. Es más fácil echarle la culpa a los políticos de turno, o al “otro”.   

¿Por qué no comenzamos a ver cuáles podrían ser las soluciones verdaderas y con verdadera vocación de servicio comenzar a trabajar en solidaridad con otros? ¿Podemos retomar los valores que hacían solidarios a nuestros respectivos  pueblos en el siglo pasado? No basta con solo enviar un cheque, dar dadivas, o simplemente dar arroz y habichuelas, polenta o pan. Tenemos que enseñar a pescar  en vez de solo dar el pescado. De este modo, colaboramos en empoderar a aquellos que necesitan de nuestra ayuda y los tratamos con dignidad y de iguales.

 Ayer comenzó oficialmente el verano, la pobreza no toma vacaciones, las causas y necesidades no toman vacaciones…¿Qué podemos hacer, para dejar al lado nuestra indiferencia y sumarnos a ser parte de la solución a los problemas que aquejan nuestro país?

 Le invitamos a que compartan sus insumos con nosotros aquí.

Lilly Zeller preside una organización del Tercer Sector y es conductora de un programa radial http://www.catspr.net/     http://www.hablandodefilantropia.com/

Nube de etiquetas